Ser y Estar Aquí y ahora

Es demasiado tarde para que sea ayer 
demasiado pronto para ser mañana.
Instante que se repite una y otra  vez, 
aquí y ahora con tanta belleza y amor.

Y aunque no me gusta, veo también la fea tensión
que el dolor genera en las personas cuando huyen de él.

Belleza, tensión, placer, dolor... se mezclan como la masa de un pastel
si se aceptan, se respiran, se sienten y se integran. No oculto y negado.

Esconder, negar, proyectar el dolor 
nos inflama, escuece y salpica a nuestra gente.
quien no se encuentra bien y no lo ve ni lo acepta y lo niega

puede cargar en ti eso mismo y tensar tu aquí ahora.


Y permitir que nos salpiquen cuando proyectan sobre nosotr@s
y tomarlo personal nos deja en mal papel en una peli de poca paz.

Elegir a quien miramos, con quien nos detenemos, 
con quien nos mezclamos y en qué medida, marca la diferencia.


Mantén el equilibrio, la homeostasis interior, tu dirección a conciencia
tus sanas compañías codo a codo, corazón a corazón

Y sabrás de dónde retirarte a tiempo
antes de estar muy cansad@, triste o con miedo.
... después de expresar "perdona, lo siento, te amo, gracias".

Cuando soñé tantra

...aquella noche soñé con la valentía. 

Se dibujaba invisible en nuestros cuerpos mientras se fundían, cómplices 
para sostenerse
para subir juntos al cielo y volar
Y ayudarnos después a bajar 
a dormir el uno en el otro.


Soñé con la confianza. 
Cobraba vida en nuestras manos
que buscaban entrelazarse 
para jugar, darnos placer
y complementar nuestra fuerza...
para amarnos incondicionalmente 
mientras caminamos juntos hacia lo incierto.

Pero entonces desperté 
y me encontré a la pena de frente
Valentía y confianza se habían pirado 
ofendidas al no encontrar
ni cuerpo ni alma de mi amor, 
que ahora negaba conocerlas, aceptando a cambio una vida sin amor y sin norte.

Entonces alzé mis manos 
y lancé infinitos lazos invisibles 
que aún hoy viajan por el cosmos 
haciendo cosquillas a esos seres 
llenos de conciencia y amor.